Mie. Sep 18th, 2019

Enfatizan que EE.UU. usa tema migratorio para socavar Revolución Cubana e imponer crisis en la región

Países miembros del SICA acuerdan traslado de varados cubanos hasta México por aire y tierra, por su parte el rotativo mexicano La Jornada condena la crisis impuesta por EE.UU. a países Centroamericanos

Salim Lamrani es doctor en Estudios Ibéricos y latinoamericanos de la Universidad París. Foto Juventud Rebelde
Salim Lamrani es doctor en Estudios Ibéricos y latinoamericanos de la Universidad París. Foto Juventud Rebelde

Por: Redacción Metropolitana

El académico francés Salim Lamrani señaló “la voluntad histórica de Estados Unidos de usar la problemática migratoria para socavar la Revolución Cubana”. Los cubanos que entran ilegalmente a Estados Unidos son acogidos con los brazos abiertos, mientras que los clandestinos de otras naciones son inmediatamente arrestados y expulsados a su país de origen, subrayó en un artículo sobre el tema publicado en el sitio web Global Research.

Lamrani apuntó que en su guerra contra la isla, Washington decidió usar la problemática migratoria para desestabilizar el país. En 1966, ejemplificó, el Congreso adoptó la Ley de Ajuste Cubano, única en el mundo, que estipula que todo cubano que emigre legal o ilegalmente, pacíficamente o por la violencia, el 1 de enero de 1959 o después, obtiene automáticamente el estatuto de residente permanente al cabo de un año y un día.

Obtiene además distintas ayudas sociales (vivienda, trabajo, cobertura médica, etc.) así como la posibilidad de conseguir la ciudadanía estadounidense al cabo de cinco años. Se trata de una formidable herramienta de incitación a la emigración ilegal, añadió.

Así, desde hace más de 50 años la nación más rica del planeta abre sus puertas a la población de uno pequeño del Tercer Mundo, con recursos limitados y víctima además de sanciones económicas sumamente severas, recalcó el especialista en las relaciones entre ambos países.

Desde hace cerca de 10 años, puntualizó, Washington aplica también una política destinada a saquear a Cuba -nación reconocida mundialmente por la excelencia de su sistema de salud- de sus médicos.

En 2006, la administración Bush adoptó el Programa Médico Cubano cuyo objetivo es favorecer la emigración de los profesionales de la salud a Estados Unidos, ofreciéndoles la posibilidad de ejercer allí su trabajo, detalló.

Este programa, precisó el experto, se dirige particularmente a los 50 mil médicos cubanos y otro personal sanitario que ejercen su profesión en las regiones rurales de 60 países del Tercer Mundo, brindando ayuda a las poblaciones desheredadas.

Lamrani, doctor en Estudios Ibéricos y latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, remarcó que el presidente estadounidense, Barack Obama, en el poder desde 2009, no ha eliminado dicho dispositivo a pesar de sus declaraciones favorables a una normalización de las relaciones con la mayor de las Antillas.

La abrogación de la ley de Ajuste Cubano y del Programa Médico Cubano es indispensable para alcanzar una relación apaciguada entre ambas partes. Washington no puede esperar un entendimiento cordial con La Habana manteniendo legislaciones hostiles que ponen en peligro la vida de ciudadanos de la isla, aseveró.

Trasladarán a cubanos retenidos en Costa Rica

El primer traslado de cubanos migrantes, previsto para la primera semana de enero, será vía aérea desde Costa Rica a El Salvador y luego en buses hacia México, informó hoy una fuente de la cancillería de Guatemala. Según declaró a Prensa Latina el funcionario, que prefirió el anonimato, los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y México decidieron este lunes permitir que esas miles de personas sigan su camino hacia Estados Unidos, pero de forma segura, ordenada y documentada.

Representantes de Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá y México, así como de la Organización Internacional para las Migraciones, convinieron en que la coordinación entre los países seleccionados para el tránsito sea constante en aras de garantizar el éxito del proceso, agregó.

Explicó, además, que varios de los funcionarios asistentes a la reunión en esta capital pidieron mantener en total reserva los detalles del modo en el cual se concretará el eventual traslado de los miles de cubanos que permanecen en unos 37 albergues habilitados en Costa Rica.

Algunos de ellos advirtieron que todavía quedan aspectos técnicos que deben confirmarse con las máximas autoridades de cada país implicado en esta operación, explicó.

Otra cuestión que preocupa es la seguridad de las personas que harán ese tránsito por la región, una de las más afectadas por la violencia, la trata de personas y otras redes del crimen organizado, añadió.

Durante la reunión técnica celebrada en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, después de la efectuada el martes anterior en México, los asistentes acordaron realizar un ejercicio piloto de traslado de personas como eventual solución al problema de los migrantes cubanos varados en Costa Rica.

El comunicado final del encuentro señala que será creado un grupo de trabajo, encargado de coordinar todo lo concerniente a este ensayo, dirigido a atender una situación coyuntural, pero que no debe interpretarse como un precedente en Centroamérica.

Los países representados “reafirmaron su compromiso de luchar en contra de las redes de tráfico de personas, asegurando que se aplicará sin demora, la ley que penalice severamente esta actividad ilícita”.

Desde La Habana, el canciller Bruno Rodríguez pidió “que la solución para los miles de migrantes cubanos en Costa Rica sea adecuada, tome en cuenta el bienestar de esos ciudadanos y sea lo más rápida posible”.

A su vez precisó que la nación caribeña no estuvo representada en la cita en Guatemala porque esta concernía específicamente a quienes deben encontrar fórmulas para hallar una solución al tema y reiteró que “la politización de la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba debe cambiar”.

La Jornada señala como responsable de crisis migratoria en el continente a Estados Unidos

El rotativo comentó el acuerdo alcanzado la víspera por Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y México para efectuar en enero una prueba piloto a fin de trasladar a un primer grupo de cubanos varados en territorio costarricense.

“La medida anunciada ayer es positiva y humanitaria, sin duda, pero del todo insuficiente, no sólo por su excepcionalidad sino también porque deja intactos problemas de fondo que deben ser corregidos”, sostiene el diario.

Añade que “los intentos de cubanos por llegar a Estados Unidos se incrementó debido al temor de que la regularización de relaciones entre Washington y La Habana conduzca a la supresión de las condiciones de privilegio de que gozan los ciudadanos de Cuba para obtener residencia estadounidense.

“Pero esa prebenda no aplica a quienes se trasladan en condiciones regulares de la isla hacia Estados Unidos, sino únicamente para quienes logran llegar a territorio de la Unión Americana por mar o a través de terceros países, lo que ha alentado la migración ilegal desde hace décadas”, acota el artículo.

Afirma que esa política “ha sido un doble rasero discriminatorio e infame: a diferencia del resto de los latinoamericanos, a los cubanos les basta con presentarse en un puesto fronterizo estadounidense y declarar su nacionalidad para ingresar al país”.

La Jornada sostiene que gobiernos del área están bajo presión de Estados Unidos en el tema migratorio.
Hay datos sólidos para afirmar que México y Guatemala han sido convertidos por Washington en una suerte de garitas migratorias adelantadas a fin de obstaculizar el tránsito de centro y sudamericanos hacia Estados Unidos, subraya el texto.

Corresponde al gobierno estadounidense, atrapado en su legislación anticubana, encontrar una solución, “y es exigible que dejen de subrogar los problemas en esta materia a otras naciones”, concluye el editorial.

Con información de Prensa Latina