Volver

Venezuela entra en nueva dinámica política en el 2016

Maduro destacó que los primeros meses del  2016 serán de lucha para la Revolución.

Maduro destacó que los primeros meses del 2016 serán de lucha para la Revolución.

La dirección revolucionaria de Venezuela se prepara para revertir los planes de la Asamblea Nacional, ahora en manos de la derecha, que intentará -según varios voceros- eliminar programas económicos

 

Escrito por Mariela Pérez Valenzuela

El próximo 5 de enero la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela pasará oficialmente a manos de los diputados conservadores, los cuales pretenden destruir proyectos fundamentales del proceso político revolucionario fundado por el finado presidente Hugo Chávez hace 17 años, luego de ganar en las urnas hace menos de un mes la mayoría calificada del órgano legislativo.

Según los escrutinios de los comicios parlamentarios celebrados el 6 de diciembre pasado, la derechista Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró hacerse de 112 escaños, mientras el oficialista Gran Polo Patriótico (GPP) alcanzó 55, con una clara desventaja a la hora de tomar decisiones vitales a ese nivel.

El revés sufrido por el GPP, que tomó de sorpresa a los líderes de la Revolución –no así a analistas que intentaron advertir sobre las posibilidades de los conservadores- propició que el gobierno del presidente Nicolás Maduro, y el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) adoptaran una serie de medidas para paliar el golpe de las elecciones.

De ahí que luego de análisis y debates de las fuerzas revolucionarias, que aceptaron su derrota de una manera honorable minutos después de conocerse los resultados, comenzaran a perfilar planes inmediatos para evitar que la derecha actúe contra la población que quizás desgastada por las guerras contra la Revolución –política, ideológica, mediática, económica, psicológica- inclinó la balanza hacia sus propios enemigos de clase.

En un reciente encuentro con diputados revolucionarios recién electos o ratificados, Maduro destacó que los primeros meses del 2016 serán de lucha para la Revolución, que entra, dijo, en una nueva dinámica de trabajo.

El Mandatario afirmó que “la Revolución Bolivariana se encuentra en una nueva etapa, más dinámica y que debe estar lista para enfrentar cualquier tipo de embate por parte de la derecha”, en declaraciones realizadas durante un contacto informativo con la televisora estatal Venezolana de Televisión, desde el salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores, sede del gobierno.

La lucha se impone ante el nuevo panorama

Hay varias interpretaciones sobre lo que ocurrió en Venezuela a principios de este mes, pero lo importante es que los líderes gubernamentales y del PSUV tomaron conciencia del difícil momento –quizás uno de los peores- que vive el país y lo que se avecina en el 2016 cuando Maduro cumple dos años en el Palacio de Miraflores y la AN tiene potestad para pedir un referendo revocatorio en su contra.

Las nuevas propuestas serán el catalizador de cómo enfrentará Venezuela el nuevo año, en el cual –como se vislumbra- habrá un enfrentamiento de las dos fuerzas que dominan el panorama nacional y los peligros que se avecinan no solo para la Revolución sino también para el pueblo, agotado por la presión interna y exterior.

La MUD, aunque dividida y sin un líder aglutinador de masas, tiene ahora el poder parlamentario en sus manos con los dos tercios de la AN a su favor, por lo que esa agrupación posee, entre otras facultades, aprobar leyes orgánicas, proponer reformas y enmiendas constitucionales, reemplazar a miembros del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Consejo Nacional Electoral (CNE), y el referendo revocatorio del presidente, pero solo si cuenta con la aprobación de otros órganos legales.

Entre las medidas ya anunciadas por diputados derechista está la preparación de la “ley candado” que impediría –según el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, y legislador de la nueva AN- según sus palabras, que Venezuela siga “regalando” el petróleo para “comprar lealtades” internacionales.

El propósito de la organización integracionista PETROCARIBE, fundada por el fallecido mandatario Hugo Chávez, es vender a precios preferenciales el crudo a los países del Caribe para aliviar el golpetazo de la crisis económica capitalista y mantenerlos en planes operativos, como el turismo.

Otro diputado opositor, Tomás Guanipa, dijo al canal privado Globovisión que uno de los intereses de la nueva AN es la reversión de las expropiaciones realizadas durante el proceso revolucionario surgido en 1998 con Chávez al frente.

Cambio en planes económicos

Aunque los próximos días y meses darán cuenta de la nueva estratégica política de las fuerzas revolucionarias venezolanas, ya se conoció en reunión del PSUV que se celebrará un consejo económico que definirá las líneas de un programa integral socio-productivo en lugar del actual, de carácter rentista, y cuyo pilar es el petróleo, que desde hace meses sufre una baja de gran consideración.

Maduro reconoció que es preciso acabar con la guerra económica –sin perfilar líneas de cómo hacerlo- que mantiene irritado a la mayoría de la población, carente de recursos elementales para la sobrevivencia, a pesar de las explicaciones políticas dadas para que entiendan que esas son maniobras de la derecha con el acaparamiento de productos.

Otro aspecto que se debatió por el PSUV es la existencia de flagelos en esa organización, entre ellos la extendida corrupción y la burocracia, que causan el desaliento entre las grandes masas y la falta de credibilidad no solo en el Partido fundado por Chávez, sino también en sus fuerzas aliadas y las instituciones del Poder Popular.

También otro punto a debate en el seno partidista fue la improvisación que existe en ocasiones en las políticas públicas, pues el entusiasmo revolucionario ha causado ilusiones que en la práctica no pueden ser cumplidas por los dirigentes.

Una de las medidas inmediatas adoptadas por el Ejecutivo fue la puesta en marcha de la Asamblea Legislativa Comunal (ALC), de calle, la que tiene el respaldo de partidos y grupos revolucionarios y los movimientos sociales, para hacer frente a la AN derechista.

La ALC instalada en la sede de la AN durante la última sesión de este año, será apoyada por el gobierno, que le dará “todo el poder”, según explicó Maduro, para fortalecer el poder popular, en un bajo nivel, al contrario de lo que planteaba Chávez, para convertirla en una instancia legislativa del pueblo desde la base.

A esa medida se unió la designación de la jueza Susana Barreiro como Defensora Pública, quien de inmediato fue atacada por los grupos opositores, ya que fue quien condenó a más de 13 años de cárcel al opositor Leopoldo López, bajo cuyo mando actuaron los comandos violentos que dejaron como resultado de sus acciones 43 muertos y decenas de heridos.

El legislativo comunal – del cual Chávez había indicado su protagonismo para la unión del gobierno con las masas- constituye “un poder que le permita al pueblo disponer de recursos, jefaturas, toma de decisiones, leyes, forma de vida”, precisó Diosdado Cabello, el presidente saliente de la actual legislatura parlamentaria.

En el 2010 fue sancionada La Ley Orgánica de las Comunas, la cual afirma que “el Parlamento Comunal es la máxima instancia del autogobierno en la Comuna; y sus decisiones se expresan mediante la aprobación de normativas para la regulación de la vida social y comunitaria”.

La realidad indica que el Parlamento Comunal no reemplaza a la AN, sino que es un órgano intermediario con la administración pública, garantiza la participación del pueblo en los gobiernos locales, tal como queda establecido en el artículo 5 de la Constitución Nacional.

Lo que todavía no queda claro es cómo se instrumentará ese nuevo organismo y sus consecuencias para las grandes masas venezolanas.

El 2016 será un año de definiciones tanto para la Revolución Bolivariana como para la derecha que le arrebató de manera democrática uno de los cinco poderes vigentes en ese país: el Ejecutivo, el Parlamentario, el Moral, el Consejo Electoral Nacional, y el de Justicia.

Los ojos están puestos sobre Venezuela, una nación que ha sido duramente atacada por Estados Unidos y sus aliados de derecha durante las casi dos décadas de gobierno revolucionario y su programa del Socialismo del siglo XXI.

Publicado: diciembre 23, 2015 por Gabdiel Silva No hay Comentarios

Escriba su comentario