Aniversario 144 del fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina

estudiantes de medicina
27 de noviembre de 1871, fusilamiento de los 8 estudiantes de medicina

Los jóvenes cubanos, especialmente los universitarios, cada 27 de noviembre, realizan una marcha para rendir homenaje a los ocho estudiantes de Medicina

 

El 27 de noviembre de 1871 fueron fusilados ocho estudiantes de medicina tras ser acusados de profanar la tumba del periodista español Gonzalo de Castañón.

La profanación no fue real, el propio celador del cementerio de Zapata, donde ocurrieron los hechos, aseguró que el daño en la tumba llevaba varios años y solo era un rayón en un cristal.

Pero después de un juicio fraudulento los inocentes perdieron la vida. El colonialismo español llevó a cabo actos de este tipo mientras dominó a Cuba. En el juicio el tribunal, el fiscal, y la mayoría de los defensores eran españoles, así que la decisión que tomaran no iba a ser discutida.

Ante la decisión del fusilamiento a los jóvenes inocentes el Capitán mostró su inconformidad, se degradó en público, rompió su espada, y su actuación fue considerada de alta traición al Ejército Español.

Posteriormente es deportado a España, destituido del ejército y su vida como abogado terminó; pero al culminar la Guerra de los Diez Años, regresa a Cuba donde muere. En su testamento dejó plasmado el deseo de ser enterrado en el monumento donde descasaban los restos de los estudiantes de medicina en el cementerio de Colón.

En ese grupo de estudiantes, se encontraban Alonso Álvarez, Anacleto Bermúdez, Eladio González, Ángel Laborde, José de Marcos, Juan Pascual Rodríguez, Carlos Augusto de la Torre y Carlos Verdugo, fusilados el 27 de noviembre de 1871.

Desde 1955 la reja forma parte de un monumento erigido por los masones cubanos para rendir homenaje a eso jóvenes que fueron víctimas del colonialismo español en Cuba.

Los jóvenes cubanos, especialmente los universitarios, cada 27 de noviembre, realizan una marcha para rendir homenaje a los ocho estudiantes de Medicina.

Los educandos caminan desde la Colina Universitaria hasta la explanada de La Punta, en La Habana, donde los jóvenes inocentes fueron fusilados 143 años atrás por el colonialismo español que regía en el territorio cubano.

El monumento se ubica dentro de un parque situado en la Plaza de La Punta, cruzando la avenida del Malecón habanero, a poca distancia del acceso oeste del túnel de La Habana.

Este Monumento se erigió gracias a la tenacidad de Fermín Valdés Domínguez, quien, desde que se cometió el crimen, se empeñó en demostrar la inocencia de sus compañeros de estudio.

Tomado de Radio Reloj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *