Andar los claroscuros de la capital (VI parte). Y sin embargo se mueve

bASURERO-ESQ-52-Y-33
Basurero en la esquina de 52 y 33 en el municipio de Playa

La higiene comunal emerge como lo más neurálgico, seguido por el transporte público y el deterioro de las viviendas

 

Décadas y más décadas de existencia acumulan las infraestructuras de la capital. Viviendas, acueductos, fosas y alcantarillados, instalaciones educacionales y de salud, viales, entre otros, sienten el peso de los años y la sobreexplotación en una ciudad que ha ido incrementando su población fija y transitoria.

A veces los lentos pasos de la renovación o el mantenimiento, bajo limitaciones económicas, no son el origen de las críticas a los servicios por parte de los capitalinos. Sino la falta de respuestas.

La mitad de los casi 20 mil planteamientos formulados el pasado año en las rendiciones de cuenta de los delegados del Poder Popular en sus circunscripciones, corroboran que “algunas cosas han dejado de hacerse por parte de las entidades administrativas; o estas no le han dado al pueblo una explicación oportuna”, afirma Joaquín Calero, secretario del Consejo de la Administración Provincial (CAP).

Entre los asuntos con mayor número de señalamientos a finales de 2014 estuvieron, por orden, el alumbrado público, las reparaciones en viviendas y edificios multifamiliares, el deterioro de las redes técnicas y viales, los salideros de agua potable y albañales. Crecieron los planteamientos por la acumulación de basura en las calles y el mal estado de algunos parques. Menos quejas recibieron los problemas del transporte, comercio y gastronomía.

Para tomar de nuevo el pulso a estas u otras inquietudes, se realizó para el presente trabajo un sondeo periodístico a un centenar de habaneros en ocho municipios capitalinos. Esta vez la higiene comunal emerge como lo más neurálgico, seguido por el transporte público y el deterioro de las viviendas. A pesar de las afectaciones del abasto de agua por la sequía, el problema queda en cuarto lugar, y la burocracia en los trámites, en el quinto.

Vertederos de basura

Gran peso tiene sobre sus hombros Marcelo Gálvez Sotolongo, desde enero director provincial de Comunales. Para erradicar la fea imagen de los vertederos de basura en cualquier esquina, la capital tendrá que completar los cargos de los directivos municipales, transformar la organización del trabajo, además de recibir más recursos.

El déficit de cuadros se debe a violaciones, mal trabajo, robos y desvíos de recursos, comprobados en una fiscalización realizada a Comunales, por lo cual varias personas respondieron ante la justicia o fueron separados de sus cargos. Seis municipios tienen ahora directores provisionales, mientras Boyeros y Playa carecen del dirigente principal. Faltan además 50 especialistas para la mecanización, control de combustible, higiene y otras tareas.

También hay carencia de recursos: “La Habana genera 23 mil 977 metros cúbicos de desechos sólidos diarios. Podemos recoger unos 18 mil al día, pues solo tenemos 30 carros colectores especializados -necesitaríamos 71- y un déficit de cinco mil 451 contenedores.

“Se han importado equipos y otros llegan por donación. Desde finales de 2014 un grupo gubernamental encabezado por el Ministerio de Economía y Planificación, impulsa un programa de piezas de repuesto, reparación y mantenimiento, a cargo de seis empresas. Pero no basta hasta ahora”, opina Marcelo.

El directivo de Comunales añade: “Pondremos en práctica en dos zonas de la ciudad el trabajo por área limpia y no por cantidad de desechos recogidos; cuando a los recogedores se les pague por área limpia, el resultado podría ser diferente, y lo certificarán los órganos del control de cada comunidad. Hoy dejan lugares con basura porque cargan lo que hace más volumen y llene rápido el carro.

“Otra solución estará en la recogida de escombros, los cuales llegan a cinco mil metros cúbicos diarios; actualmente se proyectan cuatro cooperativas que trabajarán con este fin en 10 municipios. Igual trabajaremos en otras opciones para la recogida y reciclaje de desperdicios, mediante la inversión extranjera y la cooperación con empresas mixtas”.

Importante será imponer multas a determinados capitalinos que arrojan latas de refrescos u otros desechos mientras transitan por las calles; y a quienes acumulan residuos de la chapea y el talado de árboles en las esquinas de los barrios o apartadas de los lugares de recogida.

Tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 9 =